MARTES 30: VIVE Y AMA AL RITMO DE DIOS (Lc 13,18-21) Por: Nubia Celis, Verbum Dei

En diálogo con el Espíritu Santo:

-“Quiero forjar en ti esa actitud que acompaña a la fe y es la de la sencillez y la valoración de lo pequeño y lo escondido. La gran obra de salvación tuvo sus inicios en pequeños acontecimientos que a simple vista pueden parecer insignificantes.

En este proceso del corazón y de todo tu ser es muy importante que hablemos el mismo idioma. Ya lo ves, entre dos personas que se aman surge una identificación: los gestos, las posturas, las miradas y señales hacen que se comuniquen y se unan más. Si sigues las huellas de Jesús verás que su lenguaje es el de la sencillez y la valoración de lo aparentemente insignificante. Belén y Nazaret no tenían nada de atractivo: un establo, unos pastores, el trabajo ordinario, la rutina, y sin embargo, allí nació y vivió el Mesías.

Los treinta años de vida oculta formaron parte de la estrategia salvífica de un Dios que pudiendo realizar su obra de un día para otro, prefirió esperar y seguir el curso de la historia humana. Si quieres disfrutar de las obras y de la eficacia de Dios debes aprender a valorar lo pequeño, lo escondido, lo insignificante y debes aprender el arte de esperar pacientemente.

En esta parábola (Lc 13,18-21) Jesús te quiere enseñar su lenguaje, fíjate que compara el reino con un grano de mostaza y con la levadura; el grano de mostaza es tan pequeño como la punta de un alfiler, la levadura es nada comparada con la cantidad de harina con que se elabora el pan y sin embargo, el grano de mostaza crece y se convierte en un árbol y la levadura fermenta toda la masa. Este lenguaje es chocante y totalmente extraño a la “cultura” de lo aparatoso y espectacular, en donde todo lo que suena a inutilidad e ineficacia queda totalmente descalificado”.

  • “Sí, Espíritu Santo: a veces, por buscar lo grandioso y llamativo, nos perdemos de disfrutar de lo sencillo y del ritmo cotidiano de la vida: cuando iniciamos una carrera universitaria y debemos invertir cuatro o cinco años en ella; cuando invertimos dinero en un negocio y debemos esperar que eche a andar y lleguen las ganancias, cuando lo que hacemos por los demás pasa desapercibido y parece que no hace ningún efecto. Allí, en lo escondido y con una fuerza increíble, tú vas actuando y transformando. ¿Sabremos aprovechar esos “espacios” y “momentos” de nuestra vida en los que parece que no pasa nada? ¿Sabremos vivir al ritmo de Dios?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *